Cómo Delegar en la Farmacia con Mejores Resultados

8027383_m_550x367En entornos empresariales con prácticamente nulo crecimiento y, por tanto, alta competitividad uno de los factores clave para mejorar los resultados es un equipo altamente motivado. Es evidente que empleados más “contentos” hacen que nuestros clientes se sientan mejor tratados y que así aumente el valor de nuestra marca.

Una de las formas de conseguir equipos con alto rendimiento es añadir valor al equipo a través de una buena planificación de carrera profesional de forma personalizada. Dentro del diseño de carrera profesional una parte esencial es que cada persona vea que se ha diseñado unas mejoras en sus condiciones laborales, si se consiguen una serie de objetivos previamente definidos:

A.  Cuantitativos:  Más Ventas, Más Rentabilidad, Menos “Faltas”, Mejores Pedidos, etc

B.  Cualitativos:  Disponibilidad, Amabilidad, Aporte de Ideas, etc

Pero no a todos nos motiva o estamos capacitados profesionalmente para lo mismo y por esta razón, a veces, la delegación no supone para la persona que la recibe nada excesivamente estimulante. Una causa de esta razón, y se nos olvida a menudo, es que NO SOMOS TODOS IGUALES en el sentido de que tenemos formas distintas de afrontar los retos. Si no se gestiona esta diversidad puede llegar a ser fuente de conflicto pero si se organiza bien, lejos de poder llegar a ser un problema puede crear un tremendo valor esa discrepancia entre las personas del equipo. De no tener este aspecto en cuenta nos encontraremos con resultados bastantes distintos de los esperados. Pero, Cómo hacerlo?

Una herramienta que me ha resultado muy útil en el desarrollo de personas en consultoría de farmacias es DISC. En ella cada persona contestará de forma individual a una serie de cuestiones sobre cómo actuaría o cómo se sentiría frente a cada uno de los ítems. El resultado es una predicción, con bastante acierto, sobre el comportamiento que podremos esperar de cada persona, dándonos un perfil sobre cómo es la persona en 2 extremos:  Emocional frente a Racional y Extrovertido frente a Introvertido.

DISC nos da un % de  D, ISC en esta matriz de 2 x 2 que será predictiva de aquello que nos motivará más, ya que estará diseñado sobre tareas relacionadas con nuestra forma de ver el mundo.

esquema-dics

Qué significa D, I, S, C:

DDominante = RacionalExtrovertido
Es competitivo, le gusta tomar decisiones, es independiente y práctico.

IInfluyenteEmocionalExtrovertido
Es emocional, Entusiasta, Persuasivo, Optimista y Hablador.

SEstableEmocionalIntrovertido
Reservado, Fiel, Tranquilo, Agradable y Discreto.

CConcienzudoRacional – Introvertido
Perfeccionista, Analítico, Serio, Prudente y Persistente.

Un ejemplo de como se podrían comportar frente a un mismo problema (Seguro que te ves reflejad@), podría ser qué hacer si te vas a subir en un ascensor abarrotado:

D.  Toca el botón “cerrar puertas” sin consultar con nadie.

I.   Piensa “ Yo creo que si nos apretamos podemos caber aún más”.

S.  Al ver que está completo sube por las escaleras sin decir nada.

C. Comprueba el límite de peso y calcula si sobrepasa. En ese caso, aún no entrando, pedirá a alguna de las personas que salga.

Evidentemente ninguno nos comportamos en toda nuestra vida de manera idéntica, ya que las circunstancias influyen mucho, pero si en DISC nos sale un % relativamente alto en  “S”  lo más normal es que tiendas a ser Discreto y Tranquilo, decidirás subir por las escaleras.

Siempre saldrán % altos en al menos 2 de ellas, por ejemplo D y C o D y I pero muy raro D y S.
Imposible % muy parecidos en las 4 variables. La razón está en que es muy difícil comportarse de una forma competitiva y a la vez ser tranquilo y discreto. Y sin embargo, el desarrollo más interesante tanto a nivel personal como profesional será el desarrollar hábitos en el lado opuesto de la diagonal.

Ejemplo: Si a una persona que sea claramente D somos capaces de desarrollar un entorno donde pueda crecer en ser más participativo, más paciente y más constante, estaremos creando las bases para aumentar el valor que aporta a nuestra farmacia y también hacia él mismo.

Otro Ejemplo: Alguien que sea claramente  I  (Extrovertido, Expresivo, Dinámico, Amigable, etc), no te lo imaginarías siendo la persona responsable de la gestión de caducidades, gestión de compras, contabilidad, etc. Igual que tampoco verías al “germánico” cuadriculado (C), siendo la persona responsable de ventas de “dermo” o de “infantil”.

Frente a lo que se podría pensar no hay ningún perfil perfecto. Ni siquiera es exactamente estable en el tiempo. Cada uno de ellos tiene tareas y conductas apropiadas y estimulantes que, sin embargo, para otros serían un tremendo aburrimiento.

Cada persona reaccionará de forma distinta a un mismo estímulo, siendo motivante o “desmotivante”  si está orientado con el perfil de cada uno.

Con herramientas como DISC ya puedes diseñar planes de carrera y, por supuesto, planes de incentivos pero ya si alineados con el perfil de cada persona y con los objetivos de tu farmacia.