¿Dolor de “Barriga” y/o Vómitos en Adolescentes en época de examenes? Puede ser Ansiedad !!!!!

En estos días de final de curso escolar es más que probable que puedan llegar a la farmacia pacientes entre los 14-25 años con molestias gástricas, dolor intenso abdominal e incluso vómitos o diarrea. Si le preguntas si duerme regular, está más intranquilo de lo normal, sudor en manos, dificultad para concentrarse, menos memoria etc, puede que la causa sea ansiedad.

Pero por qué?

En cualquier situación que pueda ser “estresante”, como son los exámenes, se ponen en acción todos los mecanismos para defendernos del agente agresor, en este caso anticiparnos a cómo nos sentiremos si no llegamos al nivel esperado en el examen.

La reacción normal al estrés se debe fundamentalmente a la liberación de cortisol por las glándulas suprarrenales mediado por el eje hipotálamo-hipofisis. A través de los 5 sentidos recibimos los estímulos externos y gracias al cortisol somos capaces de responder a ellos para poder actuar bien enfrentándonos (lucha), o bien con huida de lo que identificamos como peligroso.

El cortisol provoca que aumente la frecuencia cardiaca, necesitamos O2 y nutrientes para nuestros músculos, también la frecuencia respiratoria y el tono muscular.
Pero tenemos 2 problemas cuando este proceso es más intenso o duradero de lo normal.


1.  HIPERVENTILACIÓN

En una respiración correcta y sana debe haber 3 zonas implicadas en el proceso: Abdomen, Tórax y Clavículas.

En hiperventilación sólo actúa el tórax, tenemos una respiración muy superficial que si no somos capaces de controlar será la causante de varios de los síntomas típicos de la ansiedad: Sudor de manos, Sensación de Mareo, Vértigo, Ahogo e Intranquilidad.

Nunca se debe recomendar consejos como decir “Tranquilizate!!!!” , debes tomarte las cosas de otra manera, no te agobies, etc.
Nuestra mente es tan compleja que cuando recibe órdenes de inactivación realiza lo contrario. Si te digo que no pienses en un elefante azul lo primero que aparecerá en tu mente será el elefante azul. Es mucho mas útil utilizar:

1.  Técnicas de Desviación:
Si piensas en el número 400 y le vas restando de 3 en 3 estaremos tan concentrados en la operación que bajará nuestra atención a los síntomas de la ansiedad.

2.  Técnicas de Respiración:
Si le indicamos al paciente que respire de forma profunda en realidad estaremos provocando más ahogo. La razón es que al respirar profundo el diafragma necesita contraerse mucho para poder subir, dejando muy poco espacio para que los pulmones se puedan expandir seguidamente y conseguir llenarse de aire.

.

Existen numerosos estudios donde se demuestra cómo la respiración con “retenciones” consigue bajar los niveles de cortisol, hasta un 20%, y por tanto la frecuencia respiratoria y cardiaca. El resultado será una bajada de todos los síntomas de la ansiedad relacionados con el cortisol.

El ejercicio sería:
Poner una mano en el abdomen y empezar a notar cómo se mueve al respirar. A continuación respirar por la nariz tapando la fosa nasal derecha llenando el abdomen y coger aire durante 3 segundos, retener dentro durante 5 segundos e ir soltando poco a poco, también por la nariz, hasta necesitar más aire e iniciar otra vez el proceso con esa misma fosa nasal y luego cambiar a la fosa nasal izquierda.

Se puede repetir tantas veces seguidas cómo se quiera, aunque no haya síntomas, y al día 5 o 6 veces. Es ideal por la noche para preparar la mente para un sueño reparador.

En Hiperventilación existe una baja saturación de CO2 en sangre provocando los síntomas antes citados. Al retener, estamos dando tiempo a que el CO2 del aire de nuestros pulmones pueda pasar a sangre equilibrando sus niveles y como estamos provocando conscientemente una bajada de frecuencia respiratoria damos señales a nuestro sistema límbico de que el peligro ha pasado provocando que éste no siga mandando señales, a través de la amígdala, de más liberación de cortisol. La persona notará como la angustia e inquietud baja y empezamos a sentirnos más cómodos.

.

2.  CONTRACCIÓN MUSCULAR

Dentro de la respuesta al estrés demasiado intenso nos encontramos con contracturas en zona cervical y lumbar con su correspondiente dolor y también en el tórax justo delante y debajo del esternón. Esta zona suele afectar bastante al estado de ánimo por lo desagradable del dolor.

Puedes recomendar varios ejercicios de estiramiento de los músculos pectorales a la vez que se realiza la respiración con retenciones. Podemos poner también varias almohadas una encima de otra en una esterilla o con una pelota de pilates y formar la postura de la imagen.

La persona notará el alivio y bienestar si realiza estos ejercicios al despertar y antes de dormir.

Para terminar debes aconsejar invertir todos los días 30-45 min de ejercicio físico intenso preferiblemente por la mañana, más alimentos frescos (fruta, verdura, pescado) y realizar 3 o 4 paradas al día de unos 5 minutos.

Buen Examen!!!